La infancia y las Apps

¿Es bueno introducir las nuevas tecnologías en edades tempranas?

Pues como todo, depende.

Depende del adulto que acompaña al niño y le da explicaciones a los contenidos que observa.

Depende de la cantidad de tiempo que pasan junto a la televisión, el ordenador, la tablet o el móvil. Este tiempo nunca debe sustituir al de la vida real, los niños no deben dejar de trepar y mancharse las manos de barro, hablar con los demás, cantar, bailar. Pero está claro que las nuevas tecnologías también forman parte de la vida actual y, a mi parecer, aislarlos de ellos sería apartarlo de una realidad que deben saber manejar, de la misma manera que deben aprender poner una lavadora o plantar una semilla.

Y, por supuesto, depende del contenido.

Y es en este punto donde voy a centrarme en explicar el por qué creo que Tiny Trees es una aplicación estupenda para los niños:

Tiene un claro mensaje ecológico y educativo. Los niños, mientras interactúan con el juego, aprenden cuáles son las necesidades de una planta, sus protagonistas viven en armonía con todos los seres de su planeta, colaborando y siendo partícipes de un ecosistema en equilibrio.

No tiene premios y castigos. Hemos acostumbrado a los niños a buscar recompensas o evitar castigos constantemente en un entorno educativo donde la competitividad tiene un gran protagonismo. Ofrecer juegos donde la recompensa sea ver crecer otro ser vivo aleja al niño de esa competitividad y recompensa externa, el logro se convierte en una meta personal y esto ayuda de gran manera a la autoestima y la independencia.

Ofrece la oportunidad de colaborar en el juego. Observando a varios niños jugar con la app, hemos visto que de manera espontánea colaboran para lograr los objetivos, esto es debido al ritmo y el fin no competitivo de la aplicación.

El juego está libre de sexismo, violencia, racismo y ofrece una imagen de familia diferente a lo que estamos acostumbrados: Un papá que acompaña y educa a su hija.

Aprender, descubrir y reir

Tiene un ritmo adaptado a los niños. Creemos erróneamente que los niños deben estar sobreestimulados con imágenes ruidosas y rápidas y no es así. Los adultos vamos demasiado deprisa, los niños tienen otras necesidades y la calma para asimilar el aprendizaje que el mundo les ofrece es una de ellas. Jugando a Tiny Trees, deben esperar a que la planta presente sus necesidades y crezca, mientras, pueden interactuar con el resto de los personajes libremente. Esta calma es perfecta para el ritmo cerebral de los niños.

Es bello. Solemos pensar que los niños necesitan imágenes y sonidos estridentes para reaccionar y este es otro gran error. Los niños deben crecer también rodeados de una sensibilidad estética, la música e imágenes de Tiny trees están muy cuidadas y son armónicas en formas y colores.

Estimula el ingenio. Para lograr avanzar en el juego hay que pensar y observar. Mientras más hace un juego por los niños, menos hace su cerebro, y este juego presenta un nivel justo de dificultad que requiere de estar atentos a los elementos y las señales.

Está libre de publicidad y compras internas. Los niños viven sobresaturados de mensajes publicitarios, un respiro de vez en cuando viene muy bien.

Tiene guiños muy graciosos. El humor es algo muy subjetivo, así que en este punto sólo me queda invitarte a que te descargues la aplicación y la disfrutes con tus hijos.

Dácil Martín.
Psicóloga de la educación y directora de la escuela Montessori Gran Canaria.

Linkedin
Escuela Montessori Gran Canaria

Publicado por

Chema Juárez

Programador independiente (y fisioterapeuta en una época pasada), enfocado en el desarrollo de juegos, aplicaciones móviles y web. Fanático de la ciencia ficción y los videojuegos. Guitarrista de los ya extintos Nuevenoventaicinco. Y padre de las dos personas más bellas del mundo. La máquina funciona bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *