Doctor, ¿yo qué hago?. Tú solo respira

En un post anterior hablaba sobre la transformación que produjo en mí tener a nuestra primera hija. Y comentaba que, precisamente, uno de los mayores retos fue esa toma de conciencia, esa necesidad de decidir por nosotros mismos, de tomar las riendas de nuestras vidas.

Ya desde las primeras etapas del embarazo, como padres primerizos, nos vimos sometidos a muchísimas presiones en el ámbito familiar, social y sanitario. No sabíamos nada, o prácticamente nada sobre la maternidad y la paternidad. De hecho toda nuestra experiencia se podría resumir en un par de tardes con un sobrino y alguna que otra mañana jugando en el parque con los hijos de unos amigos.

Todos los que habían sido padres a nuestro alrededor parecían seguir un mismo patrón que, a grandes rasgos, se podría resumir en: ecografías cada x tiempo durante el embarazo; epidural, oxitocina y potro con las piernas en alto en el momento del parto; biberón con leche artificial a partir de los 3 ó 4 meses; y poner al niño en la cuna y en su habitación cuanto antes para que se fuese acostumbrando. No os digo nada del atroz comentario que rondaba en nuestros círculos de dejar llorar al niño solo, hasta que se calmase y se durmiese. No citaré al autor de semejante y cruel “método”, carente de respaldo ciéntifico.

“Si un niño llora preguntadle, abrazadle e intentad calmarle, sin dudarlo”

Esa era toda la información con la que partíamos valerosos hacia el nacimiento de nuestra hija. Sólo de pensarlo se me me ponen los pelos de gaviota. Los regalos de nuestros amigos y familiares ya nos estaban guiando hacia el que debería ser nuestro método de crianza, véase: sacaleches, esterilizador, cuna, chupete, biberón, cochecito para bebés y otros artilugios, a cada cual más  sofisticado. Seguro que si has sido padre/madre estarás pensando que no fueron muy originales tampoco con tus regalos, ¿verdad?.  Sin darnos cuenta, estábamos asumiendo que nuestra forma de criar y educar a nuestra hija sería la que dictaba nuestro entorno.

Se aproximaba el momento del parto y todo lo que teníamos eran esos aparatejos que nos habían regalado, ocupando los 2 metros y el trocito de armario que nos quedaba libre en casa.

Fuimos a unas clases aburridísimas de preparto. Si soy sincero no recuerdo mucho de que trataban, porque se enfocaban básicamente en anatomía, las etapas del embrión y la gestación, y en enseñarnos a respirar. Sí recuerdo que, al finalizar el curso, nos regalaron un estupendo kit de supervivencia para padres consistente en un chupete, un biberón y unos pañales de marca. De nuevo el sistema haciendo de las suyas.

Después de aquellas clases pensé que ya estábamos preparados para el parto. Parecía fácil, obviamente de lo importante se encargaría mi pareja y nuestro fantástico sistema sanitario, yo solo tenía que respirar, y eso llevaba treinta y tantos años haciéndolo más o menos bien (incluso sin pensarlo). Los señores y señoras de pijamas blancos y verdes, héroes de nuestra civilización y del avance (no es ironía), traerían a salvo a mi hija y la pondrían en “los brazos” de su preciosa madre, sin dolor, después de un maravilloso e higiénico parto.

Pero me equivocaba, mi pareja no estaba dispuesta a someterse a sus exigencias y a vivir su parto en esas condiciones. Ella quería decidir. Había ciertos derechos que quería mantener como madre y que se respetasen en el momento del parto. Y gracias a eso, me fue educando y me fue mostrando experiencias de otras mujeres, partos respetuosos, las desventajas de la episiotomía, de las malas prácticas de algunos ginecólogos, de la importancia de los tiempos, de la oxitocina natural, de las endorfinas y de una infinidad de cosas que estábamos dejando a ciegas en manos del sistema sanitario. Vi, gracias a ella, que había una oleada de mamíferas guerreras conscientes que estaban empezando a promover los derechos de las mujeres durante el embarazo y el parto y a cambiar las cosas.

Ya no nos valía lo de seguir a pies juntillas todo aquello que habíamos ido aprendiendo. Teníamos información y queríamos que se respetasen los derechos de la madre y del bebé. Era el momento de “decidir” por nosotros mismos. De buscar la forma en la qué nosotros queríamos vivir aquella experiencia y en la forma en la que queríamos darle la bienvenida a nuestra pequeña.

Reconozco que en nuestro primer parto “decidimos” con miedo. Con el miedo de treintaitantos años de ésto se hace así o pum estás muerto, o pam cáncer, o pom infierno. Además de, como comentaba, nuestra ignorancia y la inexperiencia, tuvimos que sumar una situación bastante tensa con un ginecólogo que intentó adelantar el parto, sin preguntar, sin informar y sin ningún escrúpulo. Menos mal que mi pareja supo pararle y se negó en rotundo. La respuesta del ginecólogo (con un ligero complejo de dios), a aquel incidente, fue que el bebé a partir de la semana 36 ya no hacía nada en el vientre y que el parto sería más sencillo para la madre.

Así que, decidimos dejar de visitarle y contratamos una Doula (asistente sin titulación oficial que proporciona información, apoyo físico y emocional a las mujeres durante el embarazo, el parto y el postparto – Wikipedia) y empezamos a buscar una alternativa un poco más respetuosa. Estuvimos buscando por internet y en el último momento encontramos un hospital con comentarios de otras personas de ser respetuoso con el parto y la lactancia. Mi pareja hizo un plan de parto, en el que definió algunas cosas que para ella tenían que ser respetadas durante el mismo, por ejemplo: aguantar el mayor tiempo posible de dilatación sin epidural, no episiotomía, no oxitocina, cortar el cordón umbilical cuando hubiese dejado de latir, etc. Y para asegurarnos de que ese plan se cumplía decidimos que con mi mujer entraría a la sala de partos la Doula (sólo podía pasar un acompañante).

Todo fue bastante bien, excepto que por intentar acelerar el parto, la matrona al tirar de la cabeza del bebé le partió la clavícula. Sus palabras fueron: “Todo está bien, únicamente, se le ha roto la clavícula, pero es algo muy común, no os preocupéis, en una semana estará soldada y cómo si nada”.

Nuestra segunda hija nació felizmente y sin percances en casa, pero es un tema que por longitud e intensidad, prefiero dejar para otra entrada.

A pesar del miedo y la presión de unos y otros, me siento orgulloso de haber respetado y acompañado a mi pareja en sus decisiones acerca de cómo quería traer al mundo a nuestras hijas y de haber estado abierto a escucharla. Animo a todos y todas a que escuchen a sus parejas sobre sus inquietudes, que las apoyen en sus decisiones, que se informen todo lo que puedan de las diferentes opciones y que intenten soportar y alejar de la persona que va a parir las presiones sociales y culturales, que serán muchas y muy poderosas. Si queréis vivir la mayor aventura de vuestra vida y estáis esperando demostrar a vuestras parejas que sois unos verdaderos héroes, os aseguro que no habrá mejor momento.

Ah, con el paso del tiempo, descubrimos que cada uno de esos regalos tan caros, modernos y sofisticados tenían un sustituto natural, mucho más barato y más eficiente: los abrazos, la teta y el amor.

Esta fue nuestra primera experiencia como padres. Aprendimos entonces que cada pareja, cada familia, cada madre y padre, cada niño y las circunstancias que les rodean son únicas y la fórmula de uno, no siempre es válida para el resto. Me encantaría escuchar la tuya. ¿Nos seguimos conociendo?

Publicado por

Chema Juárez

Programador independiente (y fisioterapeuta en una época pasada), enfocado en el desarrollo de juegos, aplicaciones móviles y web. Fanático de la ciencia ficción y los videojuegos. Guitarrista de los ya extintos Nuevenoventaicinco. Y padre de las dos personas más bellas del mundo. La máquina funciona bien.

34 comentarios en “Doctor, ¿yo qué hago?. Tú solo respira”

  1. Hola Nerea, gracias por tu comentario.

    No creo que haya una obligatoriedad parental para cubrir ese supuesto puesto del que hablas. Más allá del que los propios padres y, en primer lugar, la madre asignen por voluntad propia. Quiero decir, que habrá madres que prefieran que les acompañen sus madres, sus amigas, sus hermanas, únicamente profesionales o quiénes les apetezca, al fin y al cabo es la madre la que va a parir y debe ser ella quien decida la compañía que quiere tener para que su parto se efectúe de la manera más cómoda y relajada posible. En todo caso, debería ser una opción consensuada entre el padre y la madre. Como decía en la entrada, no hay una fórmula que funcione para todas las familias, pero creo que lo importante, frente a todas las posibles opciones, es que exista el diálogo y el respeto.

    En nuestro caso, por un problema burocrático con el sistema sanitario español tuvimos que decidir entre uno u otro (yo habría entrado con todo el gusto y el placer del mundo) pero nos pareció mejor, para que se respetase el plan de parto definido por mi mujer, el que entrase con ella la Doula, que estaría más al tanto de todas aquellas prácticas y fases del parto que yo desconocía. No me arrepentiré nunca de la decisión tomada. Es más, se con firmeza que fue una de las mejores decisiones que hemos tomado en nuestras vidas.

  2. Esta claro que tenemos distintas opiniones. Comparto muchas de las partes del texto, pero en este punto discrepo infinitamente. Si fue vuestra decisión ok, pero no la puedo llegar a entender. Ver nacer a mi niño con su papa a mi lado, fue la mejor experiencia de mi vida, es un momento tan magico y bonito que para mi fue superimportan te vivir lo con el . Tampoco se puede crear una alarma social de lo “malo” que es parir en un hospital ( y no lo digo por tu texto, lo digo en líneas generales, también hay que contar que las cosas han cambiado y mucho en las unidades obstétricas ), recuerdo que gracias a ello se ha reducido en cantidades astronómicas la morbi-mortalidad materno infantil. Ante todo quiero decir que RESPETO todas las decisiones de los papis, pero por otro lado me parece muy peligroso fiarse más de una persona sin formación materno-infantil y criticar tanto al personal sanitario. Voy a contar mi experiencia: llegue al hospi, 4 cm de dilatación y cuello borrado. La matrona me pregunta que tipo de parto quiero ( RESPETO), le dije que por supuesto que con epidural. Notaba todas las contracciones, pero sin dolor. Llego el expulsivo, quise parir a cuatro patas ( en esta parte si me deje lavar el cerebro de que parir en el potro ginecólogo es lo peor ), bien, pues en esta postura no empujaba bien. Finalmente pase al potro. Adopte una posición de casi sentada y tenia un punto de apoyo donde agarrarme. Total…. nació mi pequeñin… 3.850 sin desgarros, sin episiotomia. … simplemente el personal dejo seguir el ritmo, sin prisas. Contando mi experiencia quiero decir que no todo es MALO es un hospital. Es que la verdad no soy de blancos y negros…. siempre me acuerdo de que existe el gris!!. Un saludin

  3. Hola Nerea y Chema.. disculpad que me entrometa en vuestra conversación, pero estando publicada, creo que todos podemos aportar nuestro punto de vista.

    La experiencia que cuentas en tu hospital ha sido muy buena para ti.. ¡genial por vosotros! muchas gracias por compartirla.

    A partir de los años 70 empezó un “boom” de que los padres entren a los paritorios. Si bien es cierto que para algunas parejas es una solución ideal, para otras no tanto. Lamentablemente esta moda se ha vuelto a veces una presión de que lo papás tienen que estar y no es así. Y si -por el motivo que sea- te dan a elegir a una persona, la persona “ideal” solo la sabe la madre.

    Durante el parto, como en todas las fases de la sexualidad, elegir a nuestras parejas y con quien queremos estar, es retomar ese poder que hemos perdido. La idea es “dejar de ser perros” y no sólo “cambiar de amo”, que seamos capaces de elegir por nosotras.

    En cuanto a los hospitales, creo que es más de lo mismo. Si a ti te tranquiliza estar en un hospital, es donde debes parir. Pero si no es así y te sientes más tranquila en casa, pues entonces tu lugar es otro.. ¿Qué luego si tenemos problemas nos trasladamos a un hospital? ¡pues claro! si para eso están! Las reducciones de tasas de las que hablas, llegaron a su máximo en los años 80, a partir de ahí solo han subido los índices de cesáreas y de intervenciones a niveles tan escandalosos, que afortunadamente, se están tomando medidas.. pero queda mucho por hacer.

    De todos modos, cada mujer, hijo, parto, sistema familiar es único y es fundamental que como tal, elijamos y dejemos a los otros elegir.

    Saludos

  4. Hola Nerea, hola Chema.
    Voy a dar mi opinión profesional (soy fisioterapeuta experta en Uroginecología y Obstetricia) al respecto de este controvertido tema, siempre desde el respeto y sin intención de convencer a nadie ni invalidar ninguna opinión.
    Cierto es que no todo es blanco o negro, que tipos de personas y de familias los hay como de colores, y que ni los hospitales son el infierno, ni cualquiera puede parir en casa.
    La ciencia ha salvado y salva millones de vidas todos los días, y tenemos mucha suerte (aunque nos quejemos de muchas cosas) de la sanidad que tenemos en este país.
    Pero hay muchos tipos de profesionales diferentes, así como mujeres/familias diferentes. Y estas dos cosas no siempre coinciden en su manera de enfocar el, probablemente, día más importante de sus vidas.
    Así que nos podemos imaginar lo dificil que puede ser llegar a un acuerdo de como se ha de proceder en un momento tan importante. Y no hay una fórmula de parto perfecto, porque hay tantas fórmulas como mujeres, cada una diferente.
    Lo que sí sabemos (también gracias a la ciencia) es cómo funciona la fisiología del parto, y qué factores contribuyen a que el parto se desencadene y que llegue a buen puerto (salvo excepciones, que de nuevo está ahí la ciencia para salvarnos la vida).
    Y uno de los muchos factores que hacen falta para que el parto vaya bien es un nivel alto de oxitocina y mantener a raya la adrenalina, entre otras muchas cosas. Así que si la mamá se siente segura con 5medicos alrededor, ese es su entorno perfecto, pero si es su pareja, o su madre, o su amiga, o su doula, es igual de válido para tal fin.
    Está demostrado que cuando la mujer con embarazo de bajó riesgo está acompañada de alguien de confianza, en un entorno de seguridad para ella y asistida con una matrona respetuosa el número de intervenciones es muy inferior.
    La controversia del acompañamiento nace de la incertidumbre de la embarazada, que no sabe si el personal sanitario que se va a encontrar coincidirá con su manera de afrontar el parto y si lo respetará (que por desgracia eso existe, aunque no sea siempre) lo cual nos lleva de nuevo al miedo y por tanto niveles de adrenalina no deseados.
    Por ello, mi humilde opinión es que cada mujer debe decidir con quién, cómo y dónde quiere parir.

  5. Gracias a todas por vuestros comentarios y opiniones. Son visiones muy interesantes.

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que comenta Ximena de que esa moda de que los padres entren a los paritorios se ha convertido en una obligación tanto para padres como para madres. He conocido casos en los que las madres no se han sentido cómodas en los partos con sus parejas, o bien porque las han puesto nerviosas, o bien porque no querían que las viesen sangrar, orinar o defecar. Seguro que hay un millón de motivos más. Tampoco se le pregunta a los hombres si realmente quieren estar allí, y créeme que seguramente no todos quieran hacerlo. Me parece importante y muy interesante que podamos dejar a un lado esta obligación social y nos preguntemos realmente qué queremos de nuestros partos. Qué quiere la madre, y con qué se va a sentir cómoda y, a partir de ahí, construir en torno a sus necesidades. Repito que no hay una fórmula que funcione para todas las familias. Sin embargo, el sistema tiene preparado todo un estándar, que parece valer para todos, que aceptamos sin pensar y de forma totalmente inconsciente.

    Nerea, cuando dices “Epidural, por supuesto” entiendo que eras consciente y conocías todos los riesgos y efectos secundarios de la misma y optaste por esa opción aún sabiéndolos, ¿verdad?. Se que muchas mujeres toman esa opción sin conocimiento.

    No es mi intención demonizar al sistema sanitario. Todo lo contrario. Reconozco que, por lo general, tenemos un sistema sanitario bastante competente. Y está ahí por si es necesario, obviamente. Lo que debemos entender es que el parto no es una enfermedad. Es un proceso natural en el que no se debería intervenir, o hacerlo lo menos posible, para que siguiese los cauces naturales.

    Mi intención con esta entrada es la de concienciar (o al menos informar) a la gente, de qué esa fórmula aceptada por todos de forma inconsciente, no es siempre la correcta o la mejor para todas las madres. Que debemos preguntarnos e informarnos sobre todo lo relativo al embarazo y al parto. Buscar el modo que mejor se adapte a la forma de pensar y de sentir de las madres. Y que la principal misión de un padre es la de acompañar y respetar esas decisiones y procurar que se cumplan. Aunque haya que pasar muchas veces por encima de nuestras propias necesidades, gustos y costumbres.

  6. Soy enfermera, trabajo en el 112. Por supuesto que conozco riesgos de la epidural, al igual que conozco los riesgos tanto para la mama como para el bebé de parir en un domicilio, seuro que tu tambiente los conces veedad chema?. Os podría contar casos vividos pero son muy tristes.
    Ximena pues claro que cuando hay problemas se trasladan a un hospital, para eso estamos, lo que pasa que cuando un embarazo completamente normal y sigue su proceso fisiológico normal se complica, que se puede torcer en cero coma….Son complicaciones que son muy tiempo dependientes….vamos que alomejor 5 minutos son vitales: hemorragias, hipoxia del bebé….
    Respecto a lo de la disminución de la morbi-mortalidad neonatal que ha disminuido es una realidad que nadie puede negar ,y que se ha “desmadrado” el tema de las cesáreas, pero yo creo que en la mayoría de los hospitales esto lo han corregido. Por lo menos en el mio en número de cesáreas ya esta muy cerca del porcentaje que marca la OMS.
    Tenéis razón en lo del acompañamiento del parto. Mi marido estaba pq quería estar y porque yo quería que estuviera. Cada uno elige quien quiera que este ( madre, hermana…. o nadie!) lo único que me cuesta es que ese lugar lo ocupe una doula, pero por supuestistmo que es mi opinión personal.
    Una vez traladamos a un bebé con una sepsis por una infección del cordon, la infeccion del cordón es muy muy muy dificil y rara. Haciendo la historia clínica, parto en casa, me imagino que con matrona y “guiado” por una doula ( se pone tanta confianza en ellas…. ), no se el tiempo que estuvo el cordón unido a la placenta, bastante más tiempo de que el cordón dejará de latir…El final…el peor de todos :(.
    Ante todo es mi humilde opinión, gracias chema por compartir la tuya, me parece muy bonita ( porque todo os ha ido genial ). Un saludin

    1. Efectivamente Nerea, estoy bastante informado sobre los riesgos del parto en casa. Y creo que es curioso, por lo general, que cuando alguien decide tener un parto en domicilio se ha informado previamente. Cosa que no ocurre (o en mucha menor medida) en los partos hospitalarios.

      Entiendo que por tu profesión hayas visto muchos casos muy tristes. Entiendo que algunos de ellos hayan sido por negligencia de los padres y/o los profesionales al cargo. Tengo una amiga enfermera también que, del mismo modo, reconoció no ser capaz de tener a su tercer hijo en casa por miedo, por haber visto casos, como tú, traumáticos. Pese a que sus dos partos anteriores fueron sin complicaciones.

      Aunque no es la intención del post, también podríamos citar (aunque sea por encima) que también se han cometido muchos atropellos del otro lado y a mansalva. Seguramente con demasiada regularidad, durante muchos años, y tu misma lo reconoces en tu comentario.

      Nuestro sistema sanitario educa y adoctrina en el miedo. En muchos casos utiliza las estadísticas y los estudios clínicos empezando por la Z en vez de por la A. Es decir, ¿qué pasaría si nos fijásemos únicamente en el número de accidentes de avión, coche o barco, en vez de mirar el número de pasajeros que llegan a su destino sin ningún percance?.

      Creo que estamos en un momento estupendo. Tenemos miles de opciones a nuestro alcance, un sistema sanitario estupendo, unos profesionales muy cualificados, y tenemos la libertad de decidir cuál es la que más nos conviene. Ante todo, información, educación y una pizca de sentido común.

      1. Parte de la obligacion de los profesionales sanitarios (me incluyo pq lo soy) es informar al paciente para q tome sus propias decisiones. Por desgravia estamos aun muy anclados en el paternalismo sanitario. Tb es cierto que cada vez los hospitales se abren mas al usuario. Yo visite varios hospitales donde se me informo respecto a su politica de asistencia al parto. Tambien valore el parto en casa (gracias a q lo descarte puedo escribirte mientras mi hija duerme la siesta a mi lado). Estoy de acuerdo en q un parto no es una emfermedad pero tampoco se ha de olvidar que los contratiempos existen y eso no los puede controlar nadie. Debemos cambiar entre todos la politica de hospitales y sanitarios como profesionales y como usuarios. Para mi esa es la clave.

      1. Muchísimas gracias todos !!
        Hoy hemos ido a la primera ecografía y todo está en orden.

        Estamos muy contentos.
        Seguiré leyendo, y buscando y empapándome de todo.

        Sobre el acompañamiento tengo claro que sea mi pareja.
        Confio en él, en su tranquilidad .. En su todo..
        Y además él también quiere estar y le entiendo..
        Verá nacer a su hijo, a su sangre a su todo..
        Como hoy hemos escuchado juntos el corazón de nuestro hijo..
        Y también piemso que para tomar alguna decisión en el parto, nadie puede luchar mejor porque todo vaya bien.. Que él mismo, porque es algo suyo.

        Muchas gracias a todos.
        Un saludo.

  7. Hola de nuevo..
    Entiendo completamente tu punto de vista nerea, atiendes urgencias y ves cosas tremendas. Afortunadamente, la mayoría no son así y si te fijas en países desarrollados, la tendencia es al parto no medicalizado. Lo triste es que hoy en día, la forma de parir a un hijo tiene tanto que ver con un parto, como los una inseminación artificial con hacer el amor. Pues si, de las dos maneras logras tu objetivo, pero en cada uno está el querer descubrirse y disfrutar de la ocasión.

    Me encantaría saber en que hospital trabajas. En España los índices de cesáreas (sobretodo en privados) están por sobre el 50% muy superior a lo que recomienda la oms (no más del 15%). Épidural en un 90%, episiotomias 70.. De locura..

    Y por último, las doulas no guían el parto!! Y ahí está en la madre el elegir bien a su acompañante. Ellas no tienen formación para eso. De que hay malas praxis no me cabe duda, pero los hay en todos los ámbitos.. De ahi la importancia de informase y elegir.

    Saludos

  8. Hola,
    estoy de 12 semanas y estoy leyendo todas estas cosas y me están entrando los miedos !!

    Voy por la Seguridad Social .. Y mi mayor preocupación es que ese día me traten con cariño y comprensión.
    No quiero ser ” una más que le a tocado parir ahora ”
    No sé si me estoy explicando bien ??..

    Ya que será la primera vez que me vean y yo les vea .. ( no hay vinculo )..
    Ese es mi temor ..

    Cómo reaccionar si no se me tratase como he explicado ??..
    Porque ya estás ahí .. El el lio ..
    Gracias.

    1. Personalmente creo que la seguridad social es el mejor sitio donde puedes parir. Q no conoceras al medico?? No veo el problema. Si vas por mutua y te pones de parto un sabado a las 3 de la mañana crees q “tu medico” ira a asistir tu parto???? Por otro lado los hospitales privados son un negocio, asi q tienden a hacer el parto mas caro (cesareas q se cobran mas varas, implican mas dias de hospitalizacion y por tanto mas ingresos, etc….) y ademas muchos carecen de unidad de neonatos si hay problemas. La mayoria de hospitales publicos hacen puertas abiertas donde explican sus politivas de part, visitalos. Informate u haz q se respeten tus decisiones

  9. Hola Elisabet!
    Voy a darte mi opinión, pero no tiene por qué ser “la fórmula”,vale?
    Es normal que tengas miedos puesto que todas los tenemos, sobre todo cuando eres primeriza, pero la intención de todo esto es informarse, no asustar.
    La mejor arma para el miedo y las dudas es la información. Así que yo te aconsejo que busques una buena preparación al parto con una matrona actualizada (existe una asociación nacional de matronas que se llama ACOI y ahí te podrán informar) y que tanto tu pareja como tú acudáis a solventar todas vuestras dudas al respecto.
    Está claro que en un servicio público te puede tocar alguien con quién no te sientas agusto, pero tanto tu pareja como tú tenéis que tener muy claro TUS derechos en TU parto y lo que a tí te gustaría, presentar un plan de parto donde lo indiques todo, para que tú en ese momento no tengas que estar pendiente de nada, porque tienes que estar “a lo tuyo”, así que será el/la acompañante que tú elijas el/la que haga valer esos derechos por tí plan de parto en mano.
    Y a todo eso te puede ayudar tu matrona.
    No temas que estando bien acompañada e informada seguro que sale todo bien.
    Un saludo!

  10. Hola de nuevo…
    Ximena el 50% de cesáreas? ??? Tu sabes lo que estas diciendo??? Haber si en hospitales privados, que eso ya es otra historia…. tela marinera con los privados. La media estaba entre 25-30% y esta a la baja cada año( que ya es una barbaridad). Si no recuerdo mal sobre el 2013-2014 el país vasco cumplió el 15% de la OMS.
    El tema doula. … no debieran ni mucho menos, pero por desgracia si “guian” el parto, postparto…. no todas como en todo en la vida, pero lo que conté del bebé es totalmente verídico y fue una orden de la doula.
    Es cierto que es bajo el índice de riesgos, pero los hay…. y si te toca no te toca el 1%, te toca el 100%. La tendencia es a no intervenir el parto a no ser que surjan complicaciones y eso es lo ideal.
    Elisabeth, tranquila guapa, como bien ha dicho chema, el embarazo es un proceso fisiológico y lo normal es que todo vaya bien. También es normal que sientas miedos, dudas ( yo también me sentia así ) El cuerpo de la mujer se prepara durante los 9 meses para el parto y créeme, que yo que lo he vivido, es así. Tienes tiempo para pensar lo que quieres y como lo quieres( casa, hospi, con epidural, sin epidural…. ) y es tu decisión y hagas lo que hagas estará bien. Aquí hay varios puntos de vista que te pueden servir para guiarte, pero que sepas que la decisión es tuya!!

  11. Hola Elisabet, a mi me gustaría resaltar la frase de Paloma, que resume todo muy bien: “La mejor arma para el miedo y las dudas es la información”. Tienes unos meses por delante para preguntar a profesionales y a otras madres; para leer libros al respecto, ver vídeos, etc.

    Mi consejo para ti, sería que busques aquel parto y aquella compañía con la que más tranquila y más cómoda te sientas, porque al final, como se ha dicho en los comentarios, la calma es una de las mejores aliadas en el parto.

    Respecto a tu pareja. Como habrás visto, pese a que es un post escrito por un hombre y contando la experiencia desde el punto de vista de la paternidad, quiénes más participáis sois vosotras, mujeres. Es muy difícil que un hombre tome parte activa del embarazo y del parto. Y los primerizos somos algo arrogantes y creemos saberlo todo. Mi consejo es que le informes y que podáis hablar de cuáles son vuestros miedos e inquietudes. Intenta hacerle partícipe de las decisiones que iréis tomando y motívale para que te proteja a ti y a tus decisiones.

    En unas semanas hablaré en este mismo blog de cómo fue nuestro segundo parto (en casa) y de otros aspectos relacionados con la paternidad. Os invito a que os paséis de vez en cuando por aquí y que comentéis y preguntéis lo que queráis para que podamos seguir dialogando.

    Siempre que conozco a una mujer que se pregunta cómo será su parto, y empieza a buscar información, me viene a la cabeza la escena de Matrix en la que el protagonista tiene que decidir entre la pastilla roja y la pastilla azul.

    Si con 12 semanas empiezas a tener dudas y a pensar: en cómo será tu parto; en si estarás de acuerdo con aceptar ciertas cosas del sistema sanitario; donde será, etc. Tengo claro que estás en el camino de tener un parto consciente. Y sea donde, y de la forma que sea, será un momento maravilloso. Mucho ánimo y enhorabuena!

  12. Lamentablemente si se lo que estoy diciendo: https://www.elpartoesnuestro.es/blog/2013/05/13/las-escandalosas-cifras-de-cesareas-en-la-sanidad-privada-un-modelo-de-sanidad-enfocado-al-negocio
    Te recomiendo que leas “la sociedad que vaciaba úteros”..

    Yo vivo en Suiza y la “epidural por supuesto” se pone en muy contadas ocasiones, bajo petición estricta de la madre y la hacen firmar durante el parto… no como en España que en un hospital, firmas en la semana 37 el “cosentimiento”. Al igual que las episiotomías y todas las intervenciones, son en contadas ocasiones. Pero volvemos a lo mismo, cada quien lo hace a su manera y en su libertad está el elegir como parir.

    En cuanto a las doulas, no es su papel. Si mientras estoy con una gastroenteritis una vecina me dice que me quiten el apéndice, la escucharé y veré lo que hago, pero no es más que eso, una opinión. En las madres está (como dije en mi primera intervención) elegir y si una madre elige una doula que interviene su parto y le da órdenes… no sé si el problema es de la doula. Por último, aquí al menos, si en pleno parto a una doula se le ocurre dar una orden, te aseguro que nadie la escuchará (lo más probable es que la inviten a salir). La responsabilidad del parto es de la matrona o del médico en caso de que sea un hospital.

    La matrona se ocupa de que la madre esté bien, la doula se ocupa de que la madre se sienta bien. No son lo mismo, ni siquiera se complementan. Y porque la doula esté en el parto, no quiere decir que “sustituya al padre”, me suena a quienes dicen que dar el pecho “excluye al padre”.. cada quien su función y los que la tienen clara, no temen ser desplazados.

    Saludos

  13. Ximena, solo leyendo el titular me das la razón “hospitales privados”, hay que dar toda la información y no a medias. Como dije antes las clínicas privadas es un tema aparte, es un negocio y por experiencia ya que quéramos respetar todas las decisiones de las mujeres, noralmente acuiden a centro privados mujeres que no quieren pasar por un prato y piden la cesárea diréctamente ( por des gracia no solo las famos as haven esto). De todas maneras leyendo el link, me sigues dando la razón y las cifras se corresponden con lo que he dicho antes.
    Mucho molesta “con epidural por supuesto”. RESPETO. Aún así, la epidural tiene menos riesgo que un parto en domicilio, os lo aseguro. Respecto lo de firmar un consentimiento en la semana 37, que?? No es eso simplemente ( otra vez datos a medias ), vas a una consulta con el anestesita ( si quieres, que no es obligatorio) donde te hacen un electro, y te dan un ok o no para ponerte la epidural, es decir, estas quitando un riesgo más a la hora de ponerla ( a mi compañera de trabajo el anestesista le dijo que no era candidata a la epidural por un problema, y así fue ). Creo que es más seguro hacerlo así y no sobre la “marcha”.
    Tema doula. … te repito el caso que te conté por una orden de una doula? La IGNORANCIA es muy atrevida, y una mamá sin ningún conocimiento y embarazada es muy vulnerable…. ahí lo dejo. De todas maneras…. supuestamente la doula esta en el parto para que se siga el plan de parto no? Bien, expulsivo complicado, que existe, bebé que no llora, morado no, negro y ahI esta la doula y dice: ehhh corte de cordón tardió. ..
    Tema padre…. creo que di mi explicación y retifique que creo que ese momento es para vivir lo con alguien cercano ( papa, madre, hermana…. o sola si quieres ). Comparar lo del padre con el tema lactancia ya es el colmo…. el papa juega un papel muy importante de apoyo emocional y psicológico en la mama, jamas he dicho lo contrario.
    Ximena tengo la sensación de que te molesta todo lo que digo. Es mi punto de vista igual que el tuyo e intento matizar con argumentos las verdades a medias, porque eso no es informar es más bien desinformar. Como dije antes el gris existe.

  14. Nerea.. Te recuerdo que desde el principio hable de los privados. No intento engañar a nadie.. Esta claro que hablas desee el miedo y los riesgos, que seguramente por tu trabajo es lo que acostumbras a ver.

    Insisto, la responsable del parto es la matrona o el médico, no la doula!! Por mucho que la doula diga que las cosas se hacen de tal o cual manera, no es su trabajo, ni su formación.. Volviendo al ejemplo anterior es como que yo culpara a las vecinas de quitarme el apendice’!!! Así de absurdo.

    En fin, que es tu punto de vista y hasta te entiendo, hay mucha gente que piensa así.

    Por último, Suiza no es el ideal en cifras.. Pero si a mi me parece que es en respeto. La que quiera programar una cesarea lo hace, la que quiera épidural también y la que quiera parir en casa también. Para mi un ejemplo a seguir es holanda con un tercio de los bebés nacidos en casa.

  15. Pues España está incluso mejor que Suiza, los blo que obote trucos se han llenado de gente joven y con gana de cámbar las iseas tan aera gaitas. De todas mis amigas que han ten ido a nI una sola le han hecho episio. Ahora Holanda…. ahí si te doy la razón porque la tienes, que hay que ver a la larga los resultados.
    Alguien que lea tu comentario da por entendido que la tasa del 50% en cesáreas es en España en general, es verdad que luego matizaste que peor las privadas, pero la generalización que haces es el 50% ( por lo menos no veo otro dato).
    Estas equivocada, mucha gente no piensa como yo. La mayoría de la gente piensa que un parto es un proceso en el que “manda” el personal sanitario. Y eso no es así…. hay que hacer entender a las mujeres que el parto es suyo y que sólo se intervendrá en caso de complicaciones. Y es hacia donde va girando un poco todo esto, un parto respetuoso sin intervenciones, a no se que surjan complicaciones. Y es lo que yo defiendo, un parto con las máximas garantías, pero con las menos intervenciones. Yo no tengo miedo… y menos en un tema que conozco a la perfección, pero me gusta ser precavida.

  16. Perdón, quería escribir al principio que los bloques obstétricos se han llenado de gente joven con ganas de cambiar las ideas tan arraigadas que hay.

  17. Teneis un debate muy animado y con mucha diversidad de opiniones y eso esta bien.todos teneis razon en mucho de lo que decis,bajo mi punto de vista.y es que cada cual cuenta el baile como le fue en el.
    Yo he tenido dos hijas.las dos mediante cesarea.ambos partos diferentes,ambos acabaron igual por el mismo motivo al final:sufrimiento fetal.
    Con mi primera hija llegue a fantasear con la idea del parto natural,por embarazo de riesgo me lo quitaron rapido de la cabeza:no era la mejor opcion en mi caso x riesgo de macrosoma.
    Con la segunda ni me lo plantee.
    Hace tiempo sigo las andanzas de un equipo de comadronas que asisten partos en casa con una profesionalidad intachable,siempre partos de bajo riesgo.y cuando algo pinta torcerse …directos al hospital.requisito indispensable para que te atiendan es que tu casa este a poco rato del hospital en coche.y,que yo sepa,no han tenido ningun desenlace triste en los años que llevan haciendolo.
    En mi caso,en el hospital,mi segunda hija nacio con un apgar 3.habia aspirado meconio y tenia la frecuencia cardiaca por los suelos,no respiraba y estaba hipotonica.la llevaron rapido al box de reanimacion y despues de cuatro horas en neonatos con cpap que a mi se me hizo muuuuy largo,pude tenerla conmigo.siempre he pensado que hubiera ocurrido en ese supuesto en un parto en casa.al igual no llegas a tiempo…
    En cuanto a las doulas,lei hace poco em un articulo que se trata de una figura que escucha,apoya y anima….nunca nunca opina ni aconseja.o al menos deberia ser asi,puesto que carecen de formacion.a veces la gentecse extralimita en sus funciones y competencias.a eso se llama intrusismo profesional y ocurre con mas frecuencia de la que deberia

    1. Ufff vaya experiencias. Claro, ninguno de tus partos era candidato para hacerlo de otra forma que no fuese en un hospital y que suerte que estén ahí para esos casos. Entiendo que al final todo salió bien, así que enhorabuena, porque tiene que ser horrible pasar por momentos así de difíciles.
      Estoy de acuerdo contigo en todo lo que comentas.
      Nuestra segunda hija nació en casa y contratamos a un equipo de matronas. Efectivamente, el requisito inicial fue que nuestro lugar de residencia estuviese a menos de 20-30 minutos (si no recuerdo mal), aunque hubo algunos requisitos más que tengo que recordar con mi mujer porque se me han olvidado. Hablaré más en detalle de ésta experiencia en una entrada dentro de algunos días.
      Sobre las doulas, nosotros quedamos encantados del trato y del buen hacer de la persona a la que contratamos para acompañar a mi mujer. Buscamos referencias, preguntamos y nos informamos mucho antes de contratarla. Y aunque la persona que mejor podría hablar sobre su trato y de su trabajo es mi mujer, se que quedó muy contenta de haberla elegido y de haberla contratado.
      Muchas gracias por compartirte con nosotros Gemma.

    2. Gemma estoy de acuerdo contigo en los partos en casa. Yo tuve un embarazo genial. De bajo riesgo. Mi parto fue muy bien, sin episiotomias ( q para algo me lo habia cirrado durante el parto), sin medicalizar ni instrumentalizar. El problema llego justo tras el parto. Se q no hubiera llegado al hospital a pesar de vivir a 5 minutos. En mi cada no hay quirofano, ni banco de sangre, ni ginecologos. ….. A veces las cosas se tuercen en un segundo y mejor estar bien respaldados

  18. Estoy de acuerdo con todo salvo un pequeño detalle. No estoy de acuerdo con los partos en casa. Dar a luz implica riesgos. Hay hospitales muy buenos donde se respeta el parto, en un ambiente muy calido y muy humanizado. Yo tuve una anotonia del utero tras el parto. Solo vivo a 5 minutos del hospital donde pari y se que no hubiera llegado. Me hubiera muerto. Igual q murio de una atonia del utero la precursora de los partos en casa. Con eso de q el niño no hace nada a partir de la semana 36 me he reido mucho. Hay q escuchar cada memez…..

  19. Hola Mireia, gracias por compartir tu experiencia y tus opiniones. Entiendo tus miedos y que no estés a favor de los partos en casa. No puedo discutir que tenga sus riesgos, del mismo modo que tampoco se puede afirmar que un parto hospitalario no los tenga. En mi entrada cité nuestra experiencia; la clavícula de nuestra hija rota (como algo normal y generalizado). También conozco a una persona que ahora tiene una hija con un retraso debido a una mala praxis hospitalaria y muchas mujeres a las que se les han practicado episiotomías brutales y ahora tienen incontinencia, por citar algunos casos cercanos y bastante comunes.

    El ginecólogo que nos dijo que el bebé no pintaba nada en el vientre de la madre después de la semana 36 y que intentó practicarle a mi mujer, sin consentimiento, la maniobra de Hamilton, es toda una eminencia en el campo de la ginecología y jefe de un equipo ginecológico, así que risas yo pocas, sinceramente. Es un tema que asusta mucho.

    Y por último, hacer a esa mujer la precursora del parto en casa… en fin, si hay que demonizar demonicemos, pero hay miles de mujeres que luchan porque se normalice y sea una opción segura y viable el tener a sus hijos en casa y ninguna de ellas ha muerto (a parte de que no queda muy claro cual fue el motivo de la muerte de esta señora, no?, he leído por ahí que por un ataque al corazón?, negligencia de la matrona?, hay varias versiones), reconozco que queda muy bien para los que están en contra del parto en domicilio el caso de esta señora, pero tanto como ponerle la chapita de precursora me parece excesivo. De nuevo cogemos las estadísticas por la Z y no por la A. Debemos entender que no todos queremos traer a nuestros hijos al mundo en un ambiente hospitalario, eso no quiere decir que no queramos hacerlo de una forma segura, todo lo contrario. Igual que aquellas que deciden tener a sus hijos en hospitales, creo que deberíamos tener los mismos derechos.

  20. Yo también había leído que era la precursora de los partos en domicilio, alomejor precursora no es la palabra correcta y si defensora. Como tu dices chema, defensoras en parto a domicilio hay muchas. No queda muy bien la noticia de esta señora para los que estan en contra del parto a domicilio, nadie se alegra de eso. La realidad es que la señora falleció. Leí que la causa había sido una hemorragia por una atonía uterina. Esto no es una negligencia de la matrona ni mucho menos, pero si se le escapa a la matrona de las manos, no puede hacer nada y no hay ningun signo de alarma que te inidique que esto va a pasar para tomar medidas antes. Se necesita un quirofano ya!!! O te mueres!! De todas maneras aunque la causa hubiese sido un infarto cardiaco, en un medio hospital ario la posibilidad de que se hubiese salvado hubiese sido alta. Mi madre me cuenta que en su pueblo ( no más de 200 habitantes ), fallecieron al menos 3 mujeres en los partos y que mi abuela amamanto a uno de esos bebés que se quedo sin su madre. Por ello, a ella si que le cuesta entender que se renuncie a una garantía que hoy en día tenemos.

    Es verdad que las malas praxis existen ( rotura de clavícula. .. ). En cambio la hipoxia fetal no es frecuente en los partos hospitalaríos, no se que es lo que paso con esa persona que conoces, es una pena, pero posiblemente no se realizó una cesarea a tiempo, o circular de cordón justo en el expulsivo….. ( posiblemente exceso de confianza del personal o negligencia que las hay ) ( que esto también puede pasar en los partos a domicilio ).

    El ginecólogo ese que os dijo que no pintaba nada después de la semana 36, será una eminencia en ginecóloga pero como obstetra deja mucho que desear

  21. Nerea, es curioso que se la nombre “la precursora” y/o “la defensora” en ciertos mass media, nótese el artículo determinado, frente el que debería usarse, desde mi punto de vista, indeterminado, y que se haga tanto eco de una noticia que pasaría desapercibida de no ser porque va en contra del establishment. De hecho, no hace falta más que preguntarse: cuantas muertes durante el parto hospitarlario ocurren y no se muestran en los medios?, o de la misma manera, cuántos partos sin complicaciones en domicilio se publican?. Yo no digo que nadie se alegre de ello, pero que se utilice el lenguaje como se utiliza para seguir metiendo miedo a la población no me parece correcto (o mejor dicho ético).

    Reconozco que no conocía nada sobre la mujer mencionada, pero el que haya aparecido en vuestros comentarios me hizo buscar información y hay de todo tipo. Me gusta el enfoque de este blog que habla bastante bien y extensamente de su caso, por si os interesa. Me parece muy interesante además que cita tres casos de muertes documentadas en España después de partos hospitalarios: http://naceunadoula.blogspot.com.es/2015/04/dejemos-caroline-lovell-descansar-en.html

    De todos modos y dejando éste caso a un lado, las mujeres (y hombres) que luchan por tener sus partos en casa, no luchan por volver a la edad de piedra, ni siquiera a la época de nuestras abuelas. Luchan por tener la posibilidad de parir en sus domicilios con todos los avances médicos que tenemos a día de hoy a nuestro alcance, con profesionales cualificados y pagados por la seguridad social, que ayuden, guíen o intervengan (si fuese necesario). En definitiva, luchan por tener los mismos derechos que tienen las mujeres que deciden (o no) parir en un hospital.

  22. Esta claro que noticias hay miles y cada uno hace como cierta las que más le conviene. He leído todo el texto y tiene cada zasca, que me he quedado pensando en muchas cosas…que prefiero no mencionar….He leído los tres casos que en teoría documenta. La negligencia existe ya lo he dicho, al igual que hay casos que da igual donde tengas a tu bebé. .. pq el desenlace no se puede evitar. Antes se dijo que el porcentaje de partos en domicilio que se complican son mínimos, pues el porcentaje de estos casos entre los miles y miles y miles y miles de partos hospitalaríos que hay es muchísimo menor.
    Es verdad que no se habla del porcentaje de partos que han salido bien en domicilio. Tampoco se habla de partos que sI no es porque se produjeron en un hospital no lo cuenta la madre o el bebé o ambos.

    Chema desgraciadamente si es volver a la edad de piedra. En tu casa no puedes tener un quirofano entre otras muchas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *