Eso lo hacemos en 3 meses…

Recuerdo que cuando era pequeño me encantaba cuando se rompían los aparatos electrónicos en casa (vídeocassettes, radiocassettes, etc… escribiendo estas dos palabras me acabo de dar cuenta de lo viejuno que soy), porque de esa manera tenía vía libre para destriparlos y mirar lo que había dentro e intentar arreglar lo que estaba roto.

Era una pasada, ver todas esas piececitas y engranajes. Me fascinaba verlo. No os digo nada cuando tocando, atornillando o desatascando el aparato volvía a funcionar. Era un momento mágico. Seguramente muchos de los que estéis leyendo esta entrada ya me hayáis colocado la medallita de freaky, pero cada uno disfruta con sus cositas, verdad? 😉

Llevo trabajando como desarrollador web y de aplicaciones aproximadamente 15 años y, me imagino, que el haber acabado en esta profesión ha tenido mucho que ver con ese interés de saber de qué están hechas las cosas, que habrá en sus tripas; esa curiosidad por lo que habrá dentro de las webs, de las aplicaciones o de los juegos.

Por este motivo he decidido hacer una serie de posts en los que explicaré el proceso de diseño y desarrollo de Tiny Trees. No entraré en demasiados tecnicismos, o al menos intentaré no hacerlo, pero ya sabéis que la cabra tira para el monte. Tampoco enfocaré los posts desde el punto de vista de la programación, aunque es posible que meta algún detallito, no es el fin de éstas entradas. Dependiendo de si hay peticiones al respecto puedo valorar sacar una categoría relacionada.

Jose vamos a hacer un juego, en 3 meses lo tenemos terminado.

Es muy fácil caer en la trampa, hasta yo que tengo unos cuantos años sobre la espalda de experiencia, de pensar que algo será sencillo y rápido antes de hacerlo. El mismo efecto se produce cuando uno ve el producto finalizado.

Por este motivo he creado el teorema de la ECTT (Elongación y Contracción Temporal Creativa)

Por el cual se enuncia que: “El tiempo se contrae antes y después del desarrollo y se elonga hasta cotas infinitas durante el mismo”.

Desde aquella frase que le dije a Jose en uno de los momentos más lúcidos de mi vida, hasta hoy, han pasado más de 3 años. Os cuento el porqué.

En casa, para desarrollo, y por afición (no lo voy a negar), tengo bastantes cacharritos, tablets, teléfonos y ordenadores. Mis hijas, como es natural, los utilizan para jugar, ver películas, dibujos animados, etc. Siempre superviso el contenido que consumen, para asegurarme que lo que están haciendo es adecuado para sus edades y para nuestros principios y filosofía familiar. Y de tanto supervisar, al final me picó el gusanito de querer hacer mi propio contenido. Un contenido que fuese respetuoso con los niños, agradable, de ritmo pausado y así (y por otro gusanito llamado Niho, previamente, pero es una historia aún más larga) llegué a la idea de hacer un juego infantil, con tintes ecológicos, donde unos niños cuidarían de una planta hasta que diese frutos y éstos pudiesen alimentarse de ellos. Hay varios juegos por ahí de preparar comidas y dar de comer a personajes. En mi caso quería que los niños entendiesen y formasen parte del proceso por el cual una planta genera los frutos que después nos alimentan. Y así dar un enfoque educativo y que no fuese simplemente un juego meramente para el entretenimiento.

Con esta idea en mente, empecé por lo que siempre empiezo. Bautizar a la criatura digital.

Google eres muy cruel

Siempre me ocurre que cuando tengo una idea genial y maravillosa la busco en Google y resulta que ya está hecha y registrada. Me ha pasado un montón de veces. Así que, desde hace tiempo, lo primero que hago es buscar si el nombre está registrado, antes de hacer absolutamente nada.

Pensando en formar equipo con el gran Jose Luis Nuñez. Lo primero en lo que pensé, o mejor dicho, que me vino a la mente fue el nombre de Tiny Cosmonauts, imagino que por que veo a mi hija como una pequeña exploradora capaz de llegar a donde se proponga. El caso es que el nombre surgió a la primera y tuve la suerte de que nadie lo había registrado. Bien!

Tiny Trees surgió de la unión de los conceptos de Tiny del nombre de equipo más la idea de juego con los árboles.

Primeros esquemas funcionales

Una vez que teníamos decidido el nombre, empecé a estructurar la idea de lo que sería el juego.

Hay muchísimas formas de encarar este proceso. Puedes desarrollar la trama, los personajes, de donde vienen. Puedes empezar por el diseño de los mismos, o según el juego, puedes guionizarlo antes. No creo que haya ninguna fórmula fija para empezar. Al ser un proceso creativo, si me parece que es importante el que sea cíclico, que vayas alimentando al proyecto con ideas, diseñándolas, programándolas y vuelta a empezar.

En mi caso empecé creando estos pequeños wireframes , que elaboré con piezas cortadas de internet y breves anotaciones de las mecánicas básicas del juego, quizá influenciado por mi profesión y este mundo mío de la programación, donde las cosas tienen que funcionar sin importar (en principio) el diseño, la trama ni los personajes.

wireframe_1_splash
Pequeña animación de con el logo de Tiny Cosmonauts
Selección de semillas: se iban a poder plantar distintos tipos de árbol
Selección de semillas: se iban a poder plantar distintos tipos de árbol
Animales, aviones o pájaros interactivos pasarán por la pantalla. Al tocar a los niños saludarán o harán algún movimiento. Con la pala tendremos que crear un agujero.
Animales, aviones o pájaros interactivos pasarán por la pantalla. Al tocar a los niños saludarán o harán algún movimiento. Con la pala tendremos que crear un agujero.
Al terminar de cavar aparecía la bolsa de semillas, una regadera y crecía el brote
Al terminar de cavar aparecía la bolsa de semillas, una regadera y crecía el brote
La planta crecería interactuando con el sol y las nubes
La planta crecería interactuando con el sol y las nubes
Al hacerse de noche los niños se irán a dormir. Las estrellas serán notas musicales y la luna cantará una canción.
Al hacerse de noche los niños se irán a dormir. Las estrellas serán notas musicales y la luna cantará una canción.
Aparecen los frutos. Los niños saltan de alegría y al tocar las frutas pasaríamos a la última pantalla.
Aparecen los frutos. Los niños saltan de alegría y al tocar las frutas pasaríamos a la última pantalla.
En la pantalla final alimentaríamos a los niños con las frutas recogidas.
En la pantalla final alimentaríamos a los niños con las frutas recogidas.

Y hasta aquí el primer episodio. Si os gusta, os parece interesante o tenéis alguna duda, ya sabéis!

Nos vemos en el espacio Cosmonitas!

Publicado por

Chema Juárez

Programador independiente (y fisioterapeuta en una época pasada), enfocado en el desarrollo de juegos, aplicaciones móviles y web. Fanático de la ciencia ficción y los videojuegos. Guitarrista de los ya extintos Nuevenoventaicinco. Y padre de las dos personas más bellas del mundo. La máquina funciona bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *