Las niñas no pueden ser cosmonautas

El otro día fui a comprar unas camisetas con mi hija Nora. Nada más entrar en la tienda nos dimos de bruces con unas bastante bonitas, muy coloridas, con diseños originales. Nora se paró de repente y eligió dos o tres de ellas para probárselas. Cuando se percató la dependienta nos advirtió, asombrada, de que esa era la sección de niños y que la de niñas estaba más adelante. Enseguida le respondí que nosotros no nos fijábamos en esas cosas, que si algo nos llamaba la atención y nos gustaba, lo comprábamos. Ella insistió un par de veces más, un poco nerviosa y confundida (me pareció que también algo indignada): ehhh, estooo, pero es que esa es ropa de chico…

Sin hacer más caso a sus indicaciones, Nora siguió eligiendo las camisetas que se quería probar. Recorrimos toda la tienda y, al finalizar, fuimos al probador, dónde, como siempre, Nora empezó su fiesta. Y es que mientras se prueba la ropa canta y baila delante del espejo, es puro espectáculo.

Nora salió de la tienda con las 4 camisetas que más le gustaron. Como no soy sexador de camisetas no sabría deciros si eran de chica o de chico pero sé que ella salió de la tienda contenta con sus camisetas y eso es lo que realmente importa.

A parte de este pequeño ejemplo, seguro que todos habéis vivido momentos similares, del estilo de:

– Qué niño más guapo
– Es una niña
– Ah, es que como no lleva pendientes (o lleva pantalones, o lleva el pelo corto, o viste de azul)…
O:
– Para ser una niña ¿es un poco bruta, no?

Así podría seguir poniendo ejemplos hasta el infinito. Y ¿sabéis qué?, que sí, que es una lucha y que es agotador, pero ni a mí ni a mis hijas nos van a hacer desfallecer.

A nosotros los juguetes, las ilusiones, las profesiones y los sueños no nos los van a pintar de un género.

Por eso mis hijas, mi pareja y yo somos cosmonautas, los protagonistas de nuestros juegos y de nuestros cuentos y a quien se atreva a decir que ser futbolista, bailarín, cosmonauta, peluquero, aventurero, explorador o guerrero es sólo de chicos o de chicas le demostraremos lo equivocado que está.

Este humilde post, quizá pueda ayudar a que podamos debatir y aprender sobre estos temas, si te gusta y te sientes identificado o justo todo lo contrario compártelo en tus redes para que llegue al infinito y más allá.

Y si tienes alguna anécdota similar que contar, inquietudes parecidas o contrarias tengo las orejotas totalmente abiertas :).

Publicado por

Chema Juárez

Programador independiente (y fisioterapeuta en una época pasada), enfocado en el desarrollo de juegos, aplicaciones móviles y web. Fanático de la ciencia ficción y los videojuegos. Guitarrista de los ya extintos Nuevenoventaicinco. Y padre de las dos personas más bellas del mundo. La máquina funciona bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *