Necesitamos soñadores

“Imaginemos… Si pudieras ver el futuro y te asustase lo que ves, ¿qué harías con esa información?, ¿a quién se lo dirías?, ¿políticos?, ¿líderes de la industria?. Y, ¿cómo los convencerías?, ¿con datos?, ¿con hechos?… buena suerte.
Los únicos hechos que no ponen en duda son aquellos que mantienen la máquina en marcha y los dólares entrando en caja. Pero… ¿y si hubiera una manera de saltarse al intermediario y meter esa noticia, tan dramática, directamente en la cabeza de todos?.

La probabilidad de una aniquilación planetaria no dejaba de aumentar y la forma de impedirla era mostrarla; asustar a la gente porque ¿qué ser humano razonable no se sentiría espoleado por la posible destrucción de todo lo que ha conocido o amado?. Para salvar a la civilización les mostraría su colapso. Pero, ¿cómo creéis que se recibió esa visión?, ¿cómo pensáis que la gente reaccionó a la perspectiva de una muerte inminente?. Se la zamparon como un pastel de chocolate. No temieron su desaparición,  la asimilaron. Se puede disfrutar en videojuegos, series de televisión, libros, películas… el mundo entero abrazó con todas sus ganas el apocalípsis, y corrió hacia él con total despreocupación.

Mientras tanto, vuestra tierra se derrumba a vuestro alrededor. Tenéis epidemias simultáneas de obesidad y hambruna, ¿cómo explicas eso?, las abejas y las mariposas empiezan a desaparecer, los glaciares se derriten, las algas aparecen por todas partes, los canarios de las minas están cayendo muertos y, no os queréis enterar. En todo momento existe la posibilidad de un futuro mejor, pero vosotros no os lo creéis y cómo no os lo creéis, no hacéis lo necesario para que se haga realidad, así que os regodeáis en ese horrible futuro y os resignáis a él, por una razón: porque ese futuro no os pide que hagáis nada.”

Monólogo final del Senador Nyx.
(Fragmento transcrito de forma libre de la película Tomorrowland)

Me encanta cuando la ciencia ficción tiene tanto de ficción como de sentido común. Pese a que, con el resto de la película de Tomorrowland, no sentí ni fu ni fa, admito que con este monólogo final me conquistó por completo.

Perdonad que generalice y hable del “conjunto” cuando digo que vivimos una época de desidia, de aceptar lo establecido, de buscar la comodidad y dejar que hagan por nosotros (en muchas facetas, al menos). Ya he hablado al respecto sobre el embarazo, el parto, la crianza, la paternidad y la maternidad en posts anteriores. Hoy toca hablar de ser hijos. Hijos de la madre Tierra.

Tenemos datos científicos (para tanto escéptico) que alertan sobre el estado de La Tierra y llevamos ya algunos años escuchando que, de seguir así, tendremos bastantes problemas en un futuro no muy lejano. Como dice el Senador Nyx: este futuro apocalíptico no nos pide que hagamos nada. Y creo que ese es el punto clave. Debemos sacudirnos de la espalda la desidia que nos hunde en ese imposible futuro gris.

Necesitamos alimentar la “Alegría” y la esperanza de un futuro sostenible para nuestros pequeños que algún día serán los que continúen con el testigo de la humanidad. Necesitamos gente valiente. Necesitamos soñadores.

La gran mayoría de los que habéis llegado hasta esta entrada, imagino que seréis padres, a vosotros os pido que no perdáis la esperanza de cambiar las cosas, porque sin ella, vuestros hijos crecerán con la misma desesperanza y fracasarán dónde nosotros estamos fracasando. Necesitamos fortalecer la enseñanza, avivarla, recuperar los sueños, emocionarnos con la vida y nuestro entorno, necesitamos volver a soñar, por eso necesitamos soñadores.

Tiny Trees es un cuento escrito por soñadores para soñadores. Es un canto hacia el respeto por la naturaleza y motiva esa llama, alentando con su aventura, el cuidado de los árboles y la vida en armonía con el resto de animales, en un planeta que perfectamente podría ser el nuestro. En Tiny Trees los protagonistas se encargan de sembrar y cuidar a Alegría hasta que ésta da su fruto.  Una metáfora que esperamos sirva para avivar esa esperanza.

El próximo 22 de abril nos volveremos a sumar al Día de la Tierra con nuestra acción Siembra Alegría. Estamos preparando divertidas actividades que repartirán Alegría e ilusión por un mundo mejor para todos, estad atentos ;o).

Publicado por

Chema Juárez

Programador independiente (y fisioterapeuta en una época pasada), enfocado en el desarrollo de juegos, aplicaciones móviles y web. Fanático de la ciencia ficción y los videojuegos. Guitarrista de los ya extintos Nuevenoventaicinco. Y padre de las dos personas más bellas del mundo. La máquina funciona bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *