Cazadores de leyendas (Parte 1)

Voy a contarte una historia…

Somos un cúmulo de palabras, imágenes, emociones y experiencias almacenados. Somos, irremediablemente, los datos que habitan nuestra mente. Vemos, tocamos, oímos y, en general sentimos a través de estos datos, que además, actúan de filtro frente a nuestro entorno, dirigiendo a través de raíles invisibles todas nuestras realidades.

Somos los bytes que albergamos en nuestros discos duros. Ellos definen nuestra forma de entender la vida, el amor, nuestras preferencias, gustos y anhelos. Estamos construidos de historias y de recuerdos, por lo tanto, podríamos decir que somos, en gran parte, canciones, leyendas y cuentos.

Se han marcado en mi, a fuego, aquellos momentos de mi infancia en los que mis familiares mas allegados nos contaban sus vidas de cuando eran jóvenes. Recuerdo atender con especial interés y emoción sus batallitas, travesuras y aventuras de aquellas épocas pasadas. Las recuerdo con especial cariño y, todavía hoy, al pensar en aquellos momentos se me encoge un poco el corazón, volviendo a tener la sensación de pertenecer a ese mundo en blanco y negro que nos relataban a través de sus historias.

Las historias nos ayudan a entender el mundo en el que vivimos, son una ventana para mirar qué les pasa a otras personas, para vernos a nosotros mismos reflejados en los otros, son alas para vivir vidas distintas, imposibles, lejanas, o ser otros por unos instantes.

Débora Chomski. EduStorytelling. El arte de contar historias para la vida cotidiana y los aprendizajes.

El ser humano es cuentista por naturaleza.

Nos encanta contar historias porque con ellas nos contamos a los demás. Expresamos nuestra visión única de entender el mundo, relacionarnos, mostrar quiénes somos, como nos sentimos y emocionamos. Con ellas definimos nuestros valores y principios. Aprendemos de los demás y de sus vivencias. Gracias a ellas imaginamos, soñamos, vivimos y revivimos.

Los que contamos cuentos nunca estamos solos, tenemos la mente llena de mundos creados con la realidad de las palabras. Nos pueblan imágenes navegantes, habitantes de la memoria, cuentos migrantes a los que nadie puede cerrarles las fronteras. Narramos con la generosidad de quienes nos permiten hacer un acto de imaginación colectiva.

Janet Pankowsky – Linternas y bosques

Desvelamos nuestro secreto.

No podíamos celebrar nuestra devoción por las historias, los cuentos y las leyendas, ni nuestra más sincera admiración por los creadores de cuentos y cuentistas, más que creando una experiencia transmedia (ya sabéis que la cabra siempre tira para el monte) que motive, inspire y eduque a grandes y pequeños, a crear y contar historias, cuentos y leyendas.

Llevamos trabajando en este nuevo proyecto, incansable y felizmente para hacerlo realidad, desde hace ya casi un año. Hoy os queremos presentar, de esta manera: La Fábrica de Swipers Legendarios.

Durante las próximas semanas os iremos mostrando todos los detalles y la información que da forma a este maravilloso nuevo proyecto que tanto nos emociona y esperamos que todos, cuentistas aficionados y profesionales y amantes de las grandes historias, os suméis con vuestras opiniones y comentarios ;).

¡Hagamos leyenda juntos!

 

 

Publicado por

Chema Juárez

Programador independiente (y fisioterapeuta en una época pasada), enfocado en el desarrollo de juegos, aplicaciones móviles y web. Fanático de la ciencia ficción y los videojuegos. Guitarrista de los ya extintos Nuevenoventaicinco. Y padre de las dos personas más bellas del mundo. La máquina funciona bien.

One thought on “Cazadores de leyendas (Parte 1)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *